La Responsabilidad Social: el amor puesto en práctica

Las empresas familiares y la Responsabilidad Social.



Sabemos de antemano que las empresas familiares tienen ciertas particularidades. Una muestra de ello, es su enfoque. Mientras que las empresas no familiares se centran tradicionalmente en la generación de valor económicos, según Imanol Belausteguigoitia, el valor fundamental de la empresa familiar es el amor. De este se derivan otros valores como la lealtad, el compromiso, la generosidad, entre otros; todos ellos, propios de la Responsabilidad Social.



Por lo anterior, se estima que la empresa familiar, tiene por naturaleza la vocación de realizar aportaciones significativas a la comunidad desde la perspectiva de la Responsabilidad Social.

La forma de desempeñar el trabajo en la empresa tiende a ser una extensión del hogar, en la que el dueño juega, como autoridad moral, el papel de padre. De esta manera, estas organizaciones desean que los valores de sus familias sean reflejados en sus empresas. Lejos de eliminar los valores familiares en la actuación empresarial, hay que incorporarlos a la vida diaria de las organizaciones.



Además, las empresas que son reconocidas como Socialmente Responsables poseen una interesante ventaja competitiva. No sólo por la satisfacción de los miembros de la organización por actuar debidamente, sino que la comunidad lo premiará de diversas formas que se podrá traducir en un beneficio económico para la compañía.

Tal como asegura el Dr. Belausteguigoitia: “los valores fundamentales de familia, combinados con un eficaz actuar empresarial, hará que las organizaciones en México sean, no sólo más rentables y exitosas, sino también más humanas y justas” (Belausteguigoitia).


Referencia

Extracto del Artículo “Empresas Familiares y Responsabilidad Social en México” de Imanol Belausteguigoitia, Director del Centro de Desarrollo de la Empresa Familiar (ITAM).

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo